MCH Private Equity, Cartera Deva y Chams venden el 30% de Comess Group a su fundador

Fecha: 25/01/2016

Fuente: Ascri.org

 

El Economista

La recuperación del consumo ha hecho que muchos fondos de capital riesgo que llevaban anclados  en compañías de restauración durante los años de crisis comiencen  a desprenderse de sus activos. Este es el caso Comess Group propietario, entre otros, de la cadena  española de pintxos Lizarran que,  años después, ha vuelto a las manos de uno de sus fundadores: Manuel Robledo, que se hace así con  el cien por cien de las acciones, según confirman fuentes financieras  a elEconomista.

 

Robledo, que creó la compañía  de la mano de un antiguo socio, Luis  Irisarri, fallecido hace años, ha adquirido el 30 por ciento que no tenía y que estaba en manos  del fondo de capital riesgo MCH, Cartera  Deva (el holding familiar de los Aguinaga) y de la firma Chams. Estas  tres sociedades participaban desde hace casi nueve años en el capital del grupo de franquicias, sin que  los términos de la operación hayan  sido desvelados.

 

En el caso del MCH, la firma de  capital riesgo decidió a vender su  participación (15 por ciento) de Comess Group a Manuel Robledo por  la progresiva recuperación del sector consumo y para, de esta forma,  liquidar su primer fondo levantado allá por el año 1998 con la desinversión en la que era su última  participada. Así, la compañía fundada por José María Muñoz y Jaime Hernández Soto ha hecho caja y ha rentabilizado su inversión,  previa a la crisis económica, en esta cadena.

 

De hecho, no es la única compañía que ha decidido aprovechar la  mejora de la situación económica  para mover sus activos en el sector.  Sin ir más lejos, Goldman Sachs se  encuentra en pleno proceso de venta del 30 por ciento que tiene en  Vips, tras casi una década en la cadena de la familia Arango, tal y como adelantó   a finales  de octubre.

 

Comess Group es, en la actualidad,  propietario también de marcas de  restauración como Cantina Mariachi, Pasta City, Rock & Ribs y China Boom, además de Lizarran. Este último se encuentra inmerso en  un plan de expansión a nivel mundial, aunque ya cuenta con presencia en España especialmente en  el centro y en el este de la Península, Andorra, Portugal, Rusia, Polonia, Chile, México, Estados Unidos (hace poco desembarcaron en  Miami), Marruecos, China, Japón,  Abu dhabi, Dubai y Qatar, según  consta en el dossier de franquicia  de la cadena de pintxos.  De hecho,  según este documento, el pasado  año se abrieron 65 establecimientos Lizarran en todo el mundo.

 

Con todo, a través de esta transacción, el capital vuelve ahora a  manos de Manuel Robledo que  ejerce como presidente de Comess  Group en su totalidad.

 

Cabe recordar que el negocio de  Lizarran se remonta casi tres décadas atrás, cuando fue fundado por  Mateo Ferrero junto a su socio Germán Funes en un bar de Sitges (Barcelona). No fue, sin embargo, hasta  1996 cuando comenzó a franquiciar  la marca.

 

Tras el fallecimiento de Ferrero  en 2004, la cadena de pintxos pasó  a manos de fondos de capital riesgo. El primero en entrar fue, apenas un año después, Nazca Capital,  que compró la compañía por 13,5  millones. Posteriormente, en 2007,  Comess Group se hizo con Lizarran  por una cantidad cercana a los 20  millones de euros, junto con MCH,  Cartera Deva y Chams.

Archive